Cuando la discriminación pesa más en la balanza: una justicia excluyente no es justicia – Primera parte

 

Crissthian Manuel Olivera Fuentes y Jeannette Llaja Villena han publicado la primera parte de su investigación “Cuando la discriminación pesa más en la balanza: una justicia excluyente no es justicia”, propuesta ganadora en Perú del “Concurso regional para periodistas “Valorando la justicia: investigaciones periodísticas sobre transparencia judicial”, que se organizó en el marco del ​Proyecto “Fortalecimiento del acceso igualitario a una justicia independiente y transparente en la región andina: auditoria social y transparencia”.

La propuesta busca investigar la actuación del sistema de justicia en casos de violaciones de derechos humanos de la población LGTBIQ (lesbianas, gais, bisexuales, trans, intersexuales y queers). Se investiga las historias de una lesbiana, una persona trans y un gay que denuncian formalmente la violencia homofóbica sufrida y podrían haber sufrido obstáculos adicionales que sufre cualquier ciudadano para acceder a la justicia.

A continuación presentamos los párrafos iniciales de la primera parte de la investigación. El texto completo lo pueden revisar en: www.cronicasdeladiversidad.com

________________________
 

Acceso a la justicia – Parte 1

 

Foto: www.cronicasdeladiversidad.com

Panorama general

 

El sistema de justicia en Perú lamentablemente es aún bastante homo/lesbo/tranfóbico, por lo que muchos de l@s jueces y, en general, cualquier operador de justicia (policías, fiscales), suelen aplicar al pie de la letra lo que señala la norma, ni más ni menos. No son capaces de interpretarla, de expandir sus alcances, solo son ejecutores del Derecho, no creadores de él.

La función política y simbólica que cumplen está al servicio del status quo heteronormativo, es decir, el que considera a la heterosexualidad como la única norma legítima que regula el comportamiento y la interacción de las personas en el plano de la sexualidad y la afectividad.

Si no se menciona expresamente a l@s LGBTIQ (lesbianas, gais, bisexuales, trans, intersexuales y queers) invocan rápidamente al principio de legalidad (o más bien de literalidad) como una estrategia para justificar su negativa a ofrecer una justicia real y efectiva a las víctimas.

Esconden bajo una supuesta objetividad jurídica sus propios prejuicios y rechazo hacia las personas de la diversidad sexual, los mismos que se (retro)alimentan de los imaginarios sociales de la sociedad en su conjunto (iglesias, medios de comunicación, sistema educativo, etc.).

Esta es la primera gran barrera que enfrentan l@s LGBTIQ en Perú: un sistema de justicia con altos índices de homo/lesbo/transfobia, con mucho desconocimiento sobre las implicancias y alcances de los derechos humanos y con un pensamiento generalmente cuadriculado al momento de ejecutar las normas que, se supone, debieran ampararles como a cualquier otr@ ciudadan@.

Un sistema de justicia con estas características y una pobre legislación y jurisprudencia nacional favorable, que ni siquiera es conocida, entendida o llevada a la práctica, desincentivan las denuncias y la judiacialización de los casos de personas LGBTIQ.

Por ello, es de suma importancia que el movimiento de la diversidad sexual mejore sus niveles de articulación y capacidad de incidencia, con miras a lograr políticas y normas que rompan con el círculo vicioso de la impunidad, el silencio y la complicidad: si no hay especificidad o mención explícita de estas poblaciones, no hay denuncias; si no hay denuncias, no hay evidencia que acredite la necesidad de un lugar propio en la justicia.

 
 
Los y las invitamos a leer el texto completo en:  http://www.cronicasdeladiversidad.com/acceso_a_la_justicia_parte1.html

 
 
 
 

PrintFriendly and PDF
CompartirEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on Twitter