Reflexiones sobre la rama judicial

 

Rafael Gonzalo Torres (Colombia)

 

La rama judicial atraviesa por uno de sus más agudos conflictos laborales, pues deviene de la falta de atención que el gobierno le presta a ésta, conjugado con la poca credibilidad que tiene en la sociedad, aunado al desprestigio generalizado que desde los medios de comunicación se orquesta, es así como los permisos remunerados de los magistrados de altas cortes llevan a generar escándalo en el común de la gente[1], pero además de ello los términos en los que son resueltos los casos que terminan siendo eternos, es así como nuevamente la justicia se encuentra en un escenario de cese de actividades, que les permiten hacer un alto en el camino para verificar las condiciones en las que se encuentran.

El problema actual, por el cual la rama se encuentra en cese de actividades desde principios del mes de octubre de 2014 y con la mayoría de los juzgados sin funcionar, es por el personal de descongestión, herramienta que le permite mal que bien avanzar en el desarrollo de sus funciones, pero que el gobierno se ve en la necesidad de suprimir en la medida que el presupuesto no alcanza, por tanto despachos que cuentan con 6 personas trabajando en ello más el juez o magistrado, una vez se presente el recorte de todos los funcionarios de descongestión, pasaría a solo contar con dos funcionarios de planta o carrera y con el juez o magistrado del respectivo despacho, hecho que permite evidenciar la falta de lógica en las políticas públicas del gobierno, pero sobretodo en la falta de conocimiento de la situación en la rama judicial. Los juzgados de descongestión como precisa la doctora  Gloria Borrero, directora de la Corporación Excelencia en la Justicia deben ser coyunturales y temporales, pero llevamos mucho tiempo con ellas, lo que muestra que el problema es estructural”[2]. Por tanto una década de descongestión donde casi que anualmente se tiene que renovar esta política, con sus implicaciones en cuanto a la supresión y creación de juzgados que llevan a que procesos pasen por varios de ellos y en ocasiones se venzan los términos[3], además de algunas situaciones de corrupción por estar estos juzgados fuera de la regulación de la rama judicial de planta, llevan a la conclusión que lo que se necesita es una reforma institucional de fondo, una inyección de presupuesto seria por parte del gobierno, no como la de los últimos periodos donde se demuestra que aunque hay aumento del presupuesto respecto al año anterior, éste no es acorde con las necesidades y exigencias mismas de la justicia.

Sin embargo, el problema de la rama judicial no termina allí, uno de los puntos más controversiales en las exigencias del actual paro es el aumento del salario de los trabajadores de la rama judicial, efectivamente de 1992 la Ley 4 otorgo al gobierno la facultad y el deber de revisar el sistema de remuneración de dichos funcionarios para su nivelación y atendiendo a niveles de equidad, a pesar de ello esta ley en 20 años no ha sido reglamentada y la rama presenta cifras bochornosas como las siguientes; mientras un Juez que decide el caso Salvatore Mancuso gana seis millones de pesos, cada uno de los magistrados que revisan un caso ganan 25 millones aproximadamente, en un análisis comparativo se puede apreciar que un juez en Ecuador recibe en pesos colombianos más del doble de lo que recibe un juez en nuestro país, según una consultora externa contratada por el Consejo Superior de la Judicatura el salario de los jueces en los últimos 17 años ha perdido en términos reales de poder adquisitivo casi un 20 por ciento. Cifras que han hecho que a nivel internacional el sistema judicial del país ocupe el puesto 99 entre 142 según el Foro Económico Mundial (2011-2012) y el sexto como la justicia más lenta del mundo, según Doning Bussines (2011)[4].

Los datos anteriores pueden sustentar sólidamente, las tesis que plantean la crisis del aparato judicial en su institucionalidad, y seguidamente justificar el actual paro, sin embargo lo que si se pone en duda son las dinámicas que ha seguido éste.  Se sabe que hay opiniones en contra en el interior de los sindicatos que representan la rama de justicia, ésta pelea interna en los sindicatos ya se venía suscitando desde el ultimo paro en el 2012 donde  ASONAL JUDICIAL manifestó preocupación por lo que llamo un grupo disidente del sindicato que no tenía conocimiento de los acuerdos pactados y de las exigencias y estaban dejando la imagen del sindicato mal ante la opinión pública y ponían en riesgo los acuerdos[5]. Del mismo modo la opinión pública en especial los usuarios afectados por el paro ven con escepticismo el consecución de sus derechos – se calculan unas 15 mil audiencias aplazadas en el país[6]– y fortalecen su desagrado con la rama de justicia del país, más cuando en los medios de publicación no se ha tratado el tema con la seriedad y compromiso que merece.

Otros que han sido afectados con el paro judicial son las Altas Cortes del país, el Consejo de Estado por ejemplo, acepto una tutela sobre el derecho a la salud, que bajo la luz de la legislación que regula el derecho a la tutela (Decreto 2591 de 1991), no debía aceptar pues no es de su competencia, sin embargo la situación actual del paro, hizo necesario que esta corporación conociera del caso y protegiera los derechos vulnerados en él[7]. Situación que llevo a que la presidenta de esta corporación diera unas declaraciones ante la opinión pública, dando a entender que la  jurisdicción ordinaria en cabeza de la Corte Suprema de Justicia no estaban cumpliendo sus funciones, lo cual genero un rechazo a estas declaraciones por parte de esta última corporación que en un comunicado aclaró y dio cifras concretas sobre las acciones de tutelas que han sido falladas en el transcurso del paro y además manifestó que sólo había enviado al Consejo de Estado una tutela para resolver[8], lo que ha generado un ambiente de tensión en las altas cortes del país.

Siendo este el panorama actual del paro judicial, se puede decir sin temor alguno que la situación de la rama judicial del país es crítica y que la exigencias que han hecho tanto los sindicatos al interior de la rama como otros actores sociales no se encuentran alejados de las necesidades de la justicia, sin embargo las dinámicas que se han llevado en los últimos años por los movimientos sindicales han tenido vacíos en cuanto a la cohesión misma de estos grupos como en los mecanismos y puntos de solución planteados, sin quitarle el puesto al gobierno de ser el principal responsable de esta crisis. Ahora falta esperar como termina el paro y cuáles son sus logros, porque lo que si no sería justo es que una vez más la ciudadanía soporte las consecuencias del estado en vano.

 



[1]                     Piden renuncia de magistrada involucrada en escándalo de crucero. El Tiempo. (28 de mayo de 2013) Disponible en: http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-12828326.   [citado el 22 de Noviembre de 2014].

[2]                     Descongestión, otro mal que la justicia no supera. El Colombiano. ( 05 de agosto de 2013) Disponible en http://www.elcolombiano.com/congestion_otro_mal_que_la_justicia_no_supera-KCEC_254259. .   [citado el 22 de Noviembre de 2014].

[3]                     Ibídem.

[4]                     El paro judicial, un paro justo. Semana. ( 03 de noviembre de 2012) Disponible en http://www.semana.com/nacion/articulo/el-paro-judicial-paro-justo/267346-3.  [citado el 22 de Noviembre de 2014].

[5]                      A PREPARAR LA PELEA POR EL CUMPLIMIENTO DE LOS ACUERDOS. ASONAL JUDICIAL. (06 de marzo de 2013) Disponible en http://www.asonaljudicial.net/2013/03/a-preparar-la-pelea-por-el-cumplimiento.html. [citado el 22 de Noviembre de 2014].

 

[6]                     Los riesgos del paro judicial. Semana. (15 de noviembre de 2015) Disponible en http://www.semana.com/nacion/articulo/los-riesgos-del-paro-judicial/409104-3.  [citado el 22 de Noviembre de 2014].

[7]                     Consejo de Estado acepto tutela que no le correspondía por paro en juzgados. Caracol . (12 de noviembre de 2015) Disponible en  http://www.caracol.com.co/noticias/judiciales/consejo-de-estado-acepto-tutela-que-no-le-correspondia-por-paro-en-juzgados/20141112/nota/2504456.aspx.    [citado el 22 de Noviembre de 2014].

[8]                     Ver comunicado 07/14 de la sala de gobierno de la Corte Suprema de Justicia del 12 de noviembre de 2014. Disponible en http://www.cortesuprema.gov.co/.

 
 
 
 

«Este documento se ha realizado con la ayuda financiera de la Unión Europea. El contenido de este documento es responsabilidad exclusiva de las organizaciones socias del Proyecto (Comisión Andina de Juristas, Fundación CONSTRUIR, Centro sobre Derecho y Sociedad – CIDES, Instituto Latinoamericano para una Sociedad y un Derecho Alternativos – ILSA y la Facultad de Derecho – Universidad de Chile), y en modo alguno debe considerarse que refleja la posición de la Unión Europea.»

 
 
 
&nbsp

PrintFriendly and PDF
CompartirEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on Twitter